Las Manos del Masajista: poema


Poema Las Manos del Masajista ️del escritor Rogelio Garrido Montañana. Forma parte de su obra poética: «Los poemas del Masaje», y es precioso!!.

Las Manos del Masajista

 

Léelo y siéntelo en esta breve entrada


 

Nuestras manos son la herramienta fundamental de que disponemos los humanos, con la que realizamos casi todas las tareas del día a día. Son el medio que nos permite expresarnos en el mundo.

Decía Louise L. Hay, en su libro «Usted puede sanar su vida» que: nuestras manos sujetan, sostiene, estrechan y aferran. Dejamos que las cosas se nos escurran entre los dedos, o nos aferramos a ellas durante demasiado tiempo. Somos manirrotos, actuamos con mano dura, tenemos las manos de mantequilla, nos manejamos bien ó somos incapaces de manejar nada…pueden ser suaves y flexibles o estar endurecidas y nudosas por exceso de cavilaciones o retorcidas por la artritis y el espíritu crítico. Las manos crispadas son las manos del miedo, miedo a perder…

Con ellas expresamos amor y también odio… ya que son capaces de transmitir cualquier emoción así como también de poner en práctica cualquier deseo y acto que llevamos a cabo.

Para un masajista sus manos son sagradas son intérpretes del espíritu, mensajeras del corazón y el camino por el cual las ideas y las imágenes se precipitan en la acción, dejando una huella que va mucho más allá, de la mera acción de extender el aceite por el cuerpo del cliente o masajear una zona determinada del cuerpo.

Por ello, os dejamos con este precioso poema, que plasma certeramente el poder transmisor de las mismas y con el cual tantos y tantos profesionales del quiromasaje , nos sentimos identificados.


Poema por Rogelio Garrido Montañana.

 

Las Manos del Masajista, poema

Teólogo, escritor y poeta. Discípulo del Dr. Ferrándiz. Fundador de AMACVI,2º escuela de #quiromasaje  fundada en España(BCN-1975) 

 

«Hay manos que sienten,
hay manos que avanzan,

seguras y firmes,
calmando el dolor,

ajustando un hueso,
relajando un músculo,

dejando flexible la articulación.

Hay manos que vibran, serenas y fuertes,
con un magnetismo de suave temblor,
sanando un tejido, despertando un nervio,
vendando un esquince, frotando un tendón.

Manos que friccionan, amasan, presionan
con la maestría del que tiene un don:
hacer llevaderos -por rudos que sean-
espasmos y angustia, insomnio y tensión

Manos que adivinan en dónde nos duele,
y saben tocarnos con gracia y unción;
aquí se detienen, allá se prodigan,
con ritmo sedante cual una oración

Desprenden efluvios de luz bienhechora
y dejan sus huellas, mensajes de amor
¡acunan e irradian el arte de Hipócrates,
la luz de Avicena,
la magia del Sol!

Si alguno descubre las manos que digo
¡bendígalas siempre con toda ilusión!
porque transfiguran nuestra carne herida
¡y curan, a veces, hasta el corazón!» 

de la obra poética, «Los poemas del masaje»

 

 

¿Buscas más contenido?

Continua recorriendo el blog de «Tu espacio interior » con otros artículos muy interesantes! ó vente a nuestro canal de YouTube.

TU ESPACIO INTERIOR-SOCIAL

Gracias de antemano por vuestra participación activa, de cualquier forma que sea, es perfecta. Vuestras impresiones nos son de gran ayuda, ya que nos permiten seguir creciendo, mejorando y compartiendo.

 

  • Conocenos y compártenos!. 

Facebook | Instagram | LinkedIn | YouTube

Compartir